WhatsApp: +1 (954) 410-3646 atabosky@utgmiami.com

Los detalles para la venta de propiedades tanto a caballeros como a damas pueden ser muy interesantes a la hora de finiquitar un negocio. Y es que no es lo mismo vender una propiedad a un hombre que a una mujer.

Aunque parezca algo tomado de las greñas, la venta de acuerdo al género tiene sus detalles, y para ser exitoso en el mundo de los bienes inmuebles hay que estar siempre bien informado al respecto.

Es por ello, que traemos este artículo, para que clientes, lectores y amigos, cuenten con una guía detallada sobre esos aspectos que pueden llegar a marcar una diferencia interesante.

Venta a damas o a caballeros

Para saber más acerca de este tema, debemos hacer una comparación entre la venta de propiedades a damas como a caballeros. Así tenemos que es más fácil que la mujer considere más opciones antes que un hombre, a la hora de comprar.

Del mismo modo, las damas toman decisiones un tanto más emocional, en cuanto los caballeros tienden a la toma de decisiones a través del contraste de datos estadísticos y basados en hechos tangibles.

Las féminas se basan para sus consideraciones en informaciones subjetivas como en las objetivas, mientras que los hombres no. Los masculinos prefieren la información objetiva sobre la subjetiva.

En cuanto al servicio al cliente, las damas prefieren sentirse un tanto importante, mientras que los hombres solo quieren finiquitar la compra de manera más rápida que las damas.

Servicio al cliente

En relación al servicio recibido, las femeninas toman su decisión de forma más rápida que los masculinos. Las damas saben que van a comprar de inmediato. Esto hace que las mujeres necesiten más tiempo que el hombre a la hora de comprar.

Para los caballeros, la propiedad es una mercancía, pues si se equivoca en su decisión, pueden venderla y mudarse a otra. En cambio las damas pueden sentir mucho dolor si escogen la casa equivocada.

En tal sentido, los agentes inmobiliarios tienen que tener mucho cuidado a la hora de brindar algún servicio a las damas, pues estas son siempre los clientes más insatisfechos que pueden existir.

Un mal servicio a una dama puede ser fatal, pues las damas tienden a comentar con amigas y conocidos esa mala experiencia, de lo que lo haría un hombre, es tanto así, que pueden llevarte ante la justicia por esos casos.

En cuanto a la Publicidad

Cuando de publicidad se trata, no hay marcadas diferencias entre la publicidad de hombres y de mujeres. Solo hay que enfocarse en desarrollar técnicas publicitarias con neuro marketing.

De esta manera la haremos más atractivas para cada quien. Así nos encontramos con que las damas suelen responder mejor a publicidad a través de correo electrónico, haciendo buen uso de esa técnica.

En cuanto a los hombres, se recomienda hacer publicidad a través de los buscadores, para que cuando busque encuentre. Se debe resaltar las ventajas y beneficios del inmueble, entre otros puntos. Si desea profundizar más, visite nuestro blog.