WhatsApp: +1 (954) 410-3646 atabosky@utgmiami.com

Cuando tenemos una agencia inmobiliaria y se nos presentan algunos clientes que suelen ser difíciles de manejar, debemos conocer algunas técnicas que se deben aplicar ara esos casos un tanto preocupantes.

Y aunque es considerado un reto desafiante para los agentes así como para los corredores y los gerentes inmobiliarios el manejo de esos clientes difíciles, no es cuestión de otro mundo o algo imposible de lograr.

Es por ello que traemos para todos nuestros clientes, lectores y amigos, algunos consejos sobre cómo tratar a esos clientes difíciles, para que tomen carta en el asunto  puedan ser más exitosos de lo que son hoy en día.

Qué hacer cuando los clientes son difíciles

Se puede decir que el trato con clientes difíciles es un asunto importante que se debe tratar, pues así suelen ser esos clientes exigentes, que por ningún motivo deben considerarse un problema o algo negativo.

Siempre se debe conocer el perfil  de los clientes difíciles, para saber cómo reconocerlos, y poder de esa manera convertirlos en unos buenos inversores de nuestra agencia inmobiliaria.

De igual modo se debe conocer el concepto de manejo de clientes. La cual consiste en una relación de tipo asertiva con los clientes o con el público objetivo potencial comprador en tu negocio.

A la vez, se debe incluir dentro de dicha gestión, el involucramiento de la empata y del conocimiento de las necesidades, como también de las características personales de cada cliente.

Otros aspectos relevantes

Si se cumple lo anteriormente descrito, se lograra llevar a los clientes de manera positiva por el recorrido de los diversos pasos de las ventas, desde captar su atención, pasando por el manejo de las objeciones efectivas.

Para finalizar con un cierre exitoso y conservar una buena relación post venta, que logre convertir al cliente en un nuevo promotor de nuestro negocio. Es algo más productivo de lo que se esperaba.

En cuanto al manejo del cliente, es importante conocer que es muy esencial contar con el conocimiento de los diversos tipos de clientes que existen, que son los mercenarios, los indiferentes, los leales, los racionales, los desconfiados, entre otros.

De igual manera se debe conocer cuáles son las necesidades de cada cliente. Así como escuchar de manera activa a cada cliente, dejarlo hablar más de lo que uno habla pues permite que se avance en el proceso de la venta.

Otras particularidades de los clientes

Se debe tener empatía a los fines de colocarse en el lugar del cliente para lograr su confianza. De igual manera se debe tener una preparación previa del producto o servicio a ofrecer.

De igual manera se deben adoptar medidas blandas, entre las que destacan la atención al cliente, así como la cortesía  la comunicación efectiva. No puede faltar la pro actividad y el liderazgo, entre muchas otras.

Y por último las habilidades comerciales en conjunto con técnicas profesionales para los diversos pasos o etapas de la venta. Si desea más detalles, visite nuestro blog.