WhatsApp: +1 (954) 410-3646 atabosky@utgmiami.com

Hoy vamos a conocer algunos tips para poder llegar a ser un buen agente de los bienes raíces, y poder destacar en un mercado laboral tan competitivo y al mismo tiempo dinámico y muy productivo.

Y es que el buen agente inmobiliario debe no solo conocer a los clientes, sino que al mismo tiempo debe conocerse muy bien el, para poder destacarse y ser muy productivo en cuanto al cierre de negocios se refiere.

Así que hoy profundizaremos en este aspecto para que todos nuestros clientes, lectores y amigos, puedan tener una noción acerca de algunos pormenores que lo llevarán a ser uno de los mejores agentes inmobiliarios.

Buen Agente de Bienes Raíces

Para ser un buna ente de bienes raíces, simplemente debe y tiene que ser el mejor en su campo. Y para ello deben saber que los buenos llegan a tener una relación muy cercana con sus clientes.

Y es tan cercana esa relación, hasta tal punto que llegan a ser amigos, siendo esto muy positivo, aunque no obligado, pues en el transcurso del camino le va a ser muy necesario para su desenvolvimiento.

Y es que se ha convertido en algo necesario poder estrechar lazos con esos clientes que pueden llegar a ser más susceptible para l momento de finiquitar el cierre de una negociación.

Y en este caso, la personalidad juega un papel muy relevante para poder llegar a ser un buen agente de los bienes raíces. Y es que mientras más extrovertido sea, más amable se comporte y mientras más cercano y amistoso, establecerá una mejor relación.

Es importante destacar que existen unas técnicas de venta inmobiliaria que si se aplican desde el primer momento en las conversaciones iniciales con los clientes, estas pueden llegar a ser decisivas y convertir al agente en uno de los mejores.

Tips para ser buen agente inmobiliario

Es muy fácil, solo debe seguir algunos tips y estamos seguros que será un buen agente inmobiliario. Lo primero que  debe saber es que debe hacer las preguntas adecuadas al cliente.

Y es que en cuantas ocasiones no se ha mostrado de manera física una propiedad que se podría estar seguro era la vivienda soñada para el cliente. Esto se debe a que el primer problema que se presenta esta en la manera de preguntar acerca de los recaudos con los que la vivienda debe contar.

Son preguntas muy básicas, como por ejemplo cuantas habitaciones posee la propiedad, cuantos baños, el tipo de vivienda, si posee jardín, entre muchas otras, pues son preguntas que se suelen responder con un Sí o un No.

En ese momento no se está generando una relación que nos acerque o que se busque establecer con el cliente. Y es que se hace más interesante preguntar que desea hacer con las habitaciones en vez de preguntar cuántas habitaciones desea.

De esa manera se tendrá una mejor perspectiva de lo que el cliente desea y está buscando, así se va creando una relación de amistad con el cliente. Si desea más información, no dude en visitar nuestro portal web.