WhatsApp: +1 (954) 410-3646 atabosky@utgmiami.com

Muros de contención

Muros de contención

En ocasiones nuestras casas de campo o incluso nuestras viviendas familiares pueden encontrarse ubicadas en zonas específicas; que ameriten la construcción de algún tipo especial de muros de contención o gaviones; a fin de garantizar la mayor seguridad posible para el inmueble y en consecuencia para quienes residan en éste. Regularmente las empresas constructoras tienen en cuenta cuándo y cómo construir muros de contención; pues ello debe ajustarse a las políticas de seguridad y control de riesgos de los condados o zonas, que varía según el país; no obstante existen criterios internacionales que deben ser considerados.

Los muros de contención o gaviones son instalados cuando existe riesgo de deslizamiento de tierra; o para contrarrestar el paso de fuertes corrientes de agua que pueden erosionar el terreno y afectar el bienestar de la casa.

Teniendo en cuenta cada caso, las inmobiliarias o constructoras encargadas de instalar muros de contención; evaluarán la conveniencia de uno u otro tipo. Con frecuencia para edificar los muros de contención podemos emplear concreto armado; con el grado de resistencia ideal para el fin que desempeñará. En estos casos se emplearán apropiadas estructuras metálicas que serán rellenadas con un tipo especial de mortero; las cuales pueden ser vaciadas en el sitio o en otros espacios y luego ensambladas en el lugar donde son requeridas.

Los denominados gaviones, constituyen otro tipo especial de muralla de contención; que mayormente se emplea para asegurar zonas que pueden ser asechadas por torrenciales flujos de agua. Por ejemplo en adyacencias a ríos o cañados, entre otros. El proceso de construcción de gaviones es laborioso pero no muy complicado; si en tu casa de campo posees el paso de algún riachuelo y deseas construir un gavión para proteger alguna estructura o área; entonces puedes seguir los siguientes pasos.

 

Vamos paso por paso

Lo primero que debes hacer es aplanar muy bien el terreno donde construirás el gavión; debemos hacer una terraza firme, bien compacta. Por otra parte, fabricaremos cestas de malla trucson, de unos 50 cm de ancho, por 2 metros de largo y uno de alto; construiremos tantas como sean necesarias para cubrir el área por donde circulará el torrente de agua. Las dimensiones también pueden varias según la resistencia que deseemos dar a dicha muralla.

Las cestas rectangulares pueden ser armadas usando alambre y puntos de soldadura si fuere necesario. Una vez listas, se ubicarán en los lugares que ocuparán; para allí proceder a llenarlas con rocas o lajas de diferentes tamaños y dimensiones. Debemos colocar primeramente unas al lado de otras hasta bordear toda la zona requerida; seguidamente procederemos a colocar una segunda línea de cestas vacías para llenarlas de inmediato. Convendrá colocara las cestas trabadas para mayor rigidez y seguridad.

Si deseas un acabado menos rústico puedes proceder a frisar la cara del gavión que estará del lado de que te convenga brindarle una mejor imagen. Para esta tarea puedes colocar con una palustre una capa de mortero y alisarla usando una llana lisa, hasta lograr recubrir toda la superficie deseada. Sin embargo, la apariencia rustica originaria del gavión es apropiada para ambientes exteriores y no resta belleza ni encanto.